De Compras //Shopping

(Texto repuesto del anterior blog borrado)

Paseaba por el Boulevard de Saint Michel en Paris. Llevaba unos días pensando en comprarme unos slips, pero tipo briefs, y me estaba siendo difícil encontrarlos. Cerca de St Michel, encontré una tienda en cuyo escaparate, parece que había algo de lo que me gustaba. Era un día de esos de calor fuera de lo normal, en Paris. Las calles estaban desiertas y la tienda igual. Entré. El vendedor, era un tio bastante guapo, con barba de dos días y camiseta negra de manga corta.

Le dije al vendedor, que quería ver briefs o minislips, que ya sabía que no se podían probar, pero que quería saber la forma de probármelos. Él me miró y me invitó a bajar al sótano. Aquí estarás más cómodo, me dijo. Ponte esta compresa y te los puedes probar. Bajé con él y había un gran espejo allí. Le dije que esperara para que me viera lo que llevaba y para explicarle lo que quería. El vendedor no dijo nada y se quedó. Me desnudé despacio y me senté en un taburete.

Ves esto?, pues si puede ser más pequeños.

El vendedor subió a buscar la mercancía.

Pruébate éste, me dijo

No, más pequeño y con menos tela.

Pruébate este a ver como te queda

mejor, a ver si tienes algo, más pequeño.

Quédate desnudo si quieres, te será más cómodo. Yo me voy y te dejo fuera los slips. No, quiero que me des tu opinión. No me importa que me veas desnudo. Entonces, me quedaré con tu permiso en slip. Hace mucho calor aquí.

Me parece bien.

Te traigo unos que te van a gustar

Pruebatelos.

Qué tal? Me encantan

¿Y estos? Has dado con lo que quería

Te gustan como esta foto?

Si, eso es lo que quiero.

Ya he encontrado lo que buscaba. Gracias por tu ayuda, por dejarme probarme y por estar aquí conmigo. Me quité el slip y me quedé desnudo

Para mi es un placer, tienes un cuerpo fantástico. Tú también. Y se acercó a mí y poniéndome una mano en el hombro, dice ¿Puedo?

Empezó acariciándome el pecho y le veía que iba bajando, pero como si no se atreviera. Yo le bajé el slip, para estar en igualdad de condiciones. Hasta que me encontró mi verga. Me abrazó y sentimos juntos nuestros cuerpos.

Alguien entró en la tienda y se vistió rápidamente y subió. Yo también me vestí y subí a pagar mis slips.

ShoppingPassaged by the Boulevard de Saint Michel in Paris. I had been thinking about buying some slips for a few days, but kind of briefs, and I was finding it difficult to find them. Near St Michel, I found a shop in whose showcase, it seems that there was something I liked. It was such a hot day out of the ordinary, in Paris. The streets were deserted and the store was the same. Between. The salesman was a pretty handsome guy with a two-day beard and a black short-sleeved T-shirt.

I told the salesman, I wanted to see briefs or minislips, which I already knew could not be proved, but I wanted to know how to test them. He looked at me and invited me down to the basement. You’ll be more comfortable here, he told me. Wear this pack and you can try them. I went down with him and there was a big mirror there. I told him to wait for me to see what I was carrying and to explain what I wanted. The seller said nothing and stayed. I undressed slowly and sat down on a stoo

Stay naked if you want, it will be more comfortable. I go and I let you out the slips. No, I want you to give me your opinion. I do not care if you see me naked. Then, I’ll keep your slip. It is very hot in here.

If that’s what I want.

I have already found what I was looking for. Thank you for your help, for letting me try and for being here with me. I took off the slip and I was naked

For me it’s a pleasure, you have a fantastic body. You too. And he came up to me and put a hand on my shoulder, says I can?

He started stroking my chest and saw that he was coming down, but as if he did not dare. I lowered the slip, to be on equal terms. Until he found my cock. He hugged me and felt our bodies together.

(translate.google.com)

 

El Botones

(Historia repuesta después del borrado general)

Yeray era un chico alto,delgado, buen mozo , que trabajaba de botones en un hotel, muy céntrico de la ciudad. Era un hotel frecuentado por viajeros de paso, hombres de negocios preferentemente. No solían repetir muchas veces, pero uno de ellos, siempre que venía a la ciudad, pedía que le atendiera el muchacho. Y esta vez no varió sus costumbres.

Descolgó el teléfono. La voz del recepcionista, sonó al otro extremo: Qué desea, señor?. Que Yeray me suba un café y un croissant.

Mientras se lo subían, se desnudó y se metió en la ducha para refrescarse.

Al salir, se lió una toalla a la cintura.

Según se estaba secando, llamaron a la puerta. Soy Yeray, señor, le traigo su café.

Pasa, pasa. Espera, no te vayas, cierra la puerta.

Ud dirá, señor.

Yeray, tu y yo ya nos conocemos hace tiempo y a mi…me gustaría conocerte mejor, claro está que para animarte, te daría una pequeña propina. No te asustes, no quiero violarte ni hacer nada de eso. Sólo verte. Ver tu torso, tus músculos si los tienes. Verte desnudo. ¿Que te parece?, yo también me quedaría desnudo, para estar en igualdad de condiciones.

Puso unos billetes en la mesa. ¿Aceptas?. Si señor. Acepto.

 

Imaginaba que podía ser así

Te lo quitarías todo?

Si Vd lo quiere asi…

Estupendo. Me encantas.

Por hoy es suficiente. ¿Nos veremos la próxima vez?