Encuentro Casual

Tenía que ir al Centro y tomé el metro. El vagón venía medio lleno y apoyado en la barra central frente a la puerta, había un muchacho, con la mirada perdida, aunque en el vagón todos miramos a las esquinas, enseguida me fijé en él. Aparentaba unos 19 o 20 años, blanco de cara, pelo negro algo rizado, con una cazadora bomber negra, auriculares en los oídos, pantalón caqui de camuflaje, dejando ver los calcetines y deportivas negras.

Parecía un bebote de cara. En una de esas veces que se cruzan las miradas, se dio cuenta de que yo le miraba a él. Así que sin ningún problema, me dice:¡Qué complicados somos los tíos¡.

¿Por?, le contesté

Porque cuando estamos varios en un sitio, no sabemos donde mirar, pero tú no dejas de mirarme a mí.

Tienes algo, que me atrae, le dije. ¿Eres mayor de edad?

Sí, dijo enseñándome el DNI

Voy ahora al Gim y luego tengo que estudiar.

¿Vas al Gim?, pues no se te nota.

Claro con esta cazadora…..pero vente al final del vagón y lo compruebas.

Le seguí al fondo, que no había nadie y se puso dando la espalda a los demás viajeros, se abrió la cazadora y varios botones de la camisa y me dice, mete por aqui la mano y me dices.

Oye, estás muy bien, le dije, vaya abdominales.

¿Y tú?, me abrí también la cazadora y la camisa, y metió la mano, la tenía muy calentita. No tienes abdominales, pero me gusta tu tacto.

i-pat:
“.
”

Hizo ademán de seguir más abajo, y me preguntó, ¿No llevas slip?,

 

Sí le dije, llevo bikini, y me desabroché el pantalón, y su mano bajó hasta mi polla encontrándola.

Hicimos nuestro mundo aparte ignorando al resto de viajeros.

Entonces se abrió el su pantalón y me invitó a que le cogiera su polla.

Vaya pollón tío

Te gusta?

Si estás muy bien.

El tren llegaba a su destino. Se cerró el pantalón y la cazadora, el tren se detuvo y me dijo: He llegado a mi estación. Ha sido un placer, y le vi desvanecerse entre la gente.